Mi primera 15k

miércoles, 17 de junio de 2015

 

En enero de 2015 me volví a calzar las zapas de correr después de haber estado sin trotar, ni apuntarme a carreras populares desde el último verano en la universidad (verano 2013). Desde que me apunté al Centro Deportivo de Moncada en septiembre, me había subido alguna vez a la cinta y le contaba mis avances a Rocío, le decía "¡he aguantado 20 minutos corriendo!" o que "¡había hecho 4km!". Ella ya estaba tomándose eso del running más en serio y me animó a empezar a salir a trotar por la calle. 

Confieso que me daba mucha pereza salir sola porque siempre había salido con J. Él en bici y yo corriendo y luego nos cambiábamos de papel, bajábamos el sillín de la bici y me tocaba pedalear mientras él hacia sus km. Eso lo pudimos hacer durante la universidad pero cuando empezamos a trabajar la cosa cambió. Ahora si quería salir, tenía que hacerlo sola. 

2 de enero de 2015 (con eso de cumplir los propósitos de año nuevo) salí a las 19 h. a hacer mis primeros 4km en 30 minutos por la Ronda Norte. A finales de enero ya me había vuelto a enganchar a esto de ponerme las zapatillas, salir a correr y volver roja como un tomate. El 23 de enero a las 16:27h. hice 6,20km en 40 minutos. Y en febrero me estaba apuntando con Rocío a mi primera 10k. El resto lo sabéis porque os lo he contado aquí y aquí. Y después del subidón de la 10k, en marzo nos apuntamos a la carrera nocturna que se celebra en Valencia en el mes de junio y que son 15 kilómetros. Q U I N C E, así con todas sus letras y todos sus metros. Corriendo "en serio" o mejor dicho entrenando dos o tres veces por semana desde enero, hace seis meses, iba a correr mis primeros 15k.

Tocaba seguir entrenando y haciendo kilómetros y os diré que no ha sido fácil. He tenido dolor en los talones por culpa de unas zapatillas que no me iban bien, he tenido que parar varias semanas por una caída tonta en casa y he visto como en lo que había avanzado me tocaba volver a dar un pasito atrás. Entrenar cansa y a veces desmotiva, pero vale la pena la recompensa. Y esa carrera tocaba correrla, era un reto personal. Y cuando nos apuntamos el 20 de marzo me parecía que el 13 de junio estaba lejos, que quedaba la vida para que llegara la carrera y en cuatro días llegó y los kilómetros los completé, los quince señores. Yo, mis piernas y mi cabeza (qué importante mi cabeza). Tan cierto eso de "no pienses, corre", porque si pensaba qué hacía corriendo a las 22h de la noche entre 10.199 locos?! Me entraba la risa. Pero, ¿qué hacia? Superarme.



Con la emoción de ver a mis padres animándonos, con el sufrimiento del último kilómetro que no terminaba nunca, con mi sed mortal al llegar a la meta y con las turbulencias de la vuelta a casa, completé mi primera 15 k en una hora y treinta y dos minutos con cincuenta y tres segundos.

El sermón lo he contado porque me hace mucha ilusión haber completado esta carrera y me gustaría animar a quien lea esto por casualidad o adrede, a que no tenga miedo a enfrentarse a su primera carrera.  Salir de nuestra zona de confort, que en mi caso son los 5-6 kilómetros, asusta pero una vez conseguidos los 10 tienes que seguir entrenando y confiar. Si has entrenado serás capaz de completarla y llegar a la meta.

El consejo que he recibido y me ha ayudado mucho ha sido disfrutar de la carrera sin estar pendiente del tiempo que estaba haciendo, incluso quise disfrutar tanto de la carrera que ni miraba los kilómetros que llevaba, ni los que faltaban. De algunos me enteré porque inevitablemente vi los carteles que indicaban que cruzaba el kilómetro 5 o el 11, pero sin obsesionarme, era la primera y el objetivo (mi objetivo) tenía que ser aguantar los 15 kilómetros. Iba corriendo según me sentía y al final no hice tan mal tiempo como pensaba. Si aceptáis el consejo: correr la primera sin exigencias que ya tendremos tiempo de hacer más y mejores.



Aunque llevé el móvil conmigo durante toda la carrera no lo miré ni una sola vez. Lo guardé en el cinturón ArchMaxBelt que me había comprado días antes y ni me enteré que lo llevaba. Confieso que no confiaba mucho en las palabras de los vendedores "no se mueve ni el cinturón ni las cosas que llevas dentro" pero realmente no me enteré de él y me tocó mirar dos o tres veces si estaba el móvil o se había caído.

Son los mejores 25 euros gastados en un accesorio para correr, lo prometo. Y no está patrocinado eh. Lo compré por internet y al día siguiente estaba en casa. Tienen cinturones de colores pero el negro me gusta mucho más y solo pesa 15 gramos. Tiene 6 bolsillos y es el modelo más ligero y transpirable. Si salís a correr con el móvil, las llaves y en invierno guantes (que a los cinco minutos ya molestan) es un buen complemento y además discreto. Ya me contaréis si lo probáis. 

Y hasta aquí la historia de mi primera 15k. De momento me planto. Me planto en lo de retarme a subir la distancia. Ahora toca seguir haciendo kilómetros, apuntarme a más carreras y evitar que las tortugas me adelanten!!

6 comentarios:

  1. Reina ves-hi amb el Sucre, que segur que ell també disfrutarà molt dels entrenos, els primers dies igual l'hi has de donar pautes peró ja veuràs que ràpid s'hi aficiona
    Ptns

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrene pel camp i ara fa molta calor, encara que el pitjor són les costes que no les aguanta Sucre. Ptns!!!

      Eliminar
  2. I read, enjoy and learn from your blog. Thanks! Keep on posting.
    (\__/)
    (='.'=)
    (")_(")

    _________________
    Buy Archeage Gold
    RS3 Gold
    RS Gold

    ResponderEliminar
  3. Lo importante es ponerse y sobre todo tomarlo con calma!!! a tope con la vida sana ( por cierto admiro la decisión de ponerse después de tantos años)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un buen momento para volver. Y lo agradezco muchísimo, ahora he aprendido a sacar tiempo para hacer deporte, aunque sea media hora! Un abrazo!!

      Eliminar
  4. El sábado me estreno yo, mi 1ra 15k y la nocturna de vcia tamb., como tu. Ayer corrí 13.500 así q creo q la podré hacer bien. Pese a tener esa seguridad es imposible no ponerse nerviosa con tanta gente y demás. Pero cruzar la meta tiene q ser muy emocionante, solo por vivir ese momento ya merece la pena intentarlo.

    ResponderEliminar

Proudly designed by Mlekoshi playground