La magia del orden de Marie Kondo

lunes, 8 de febrero de 2016


 


Es inevitable. Terminas de leer el libro de Marie Kondo y te pones a ordenar el armario, a sacar prendas que ya no te pones y que las tienes "por si acaso algún día..." y empiezas a llenar bolsas de basura y descubres que tienes espacio en los armarios, que puedes tener la ropa ordenada y que además resulta más fácil mantener ese orden si ordenas bien.

Al principio no me gustó mucho el libro porque algunas cosas ya las hacía y porque no tengo muchos trastos que ordenar ni que tirar, pero la verdad que cuando terminas el libro sí que te influyen algunas cosas. Como os digo, después de varias mudanzas no tenemos muchos trastos o cosas que no utilizamos, por eso no me sentía identificada con la gente que tiene montones de cosas o trastos para deshacerse y empezar a ordenar. Nuestra casa está ordenada. Además también habéis visto que en la cocina puedo tenerlo todo en orden gracias a las cositas de Ikea y a los grandes armarios que tiene. Pero si entramos en tema ropa ya es otro asunto...

Tenemos un armario en la habitación y otro en el despacho. El armario de la habitación suele estar ordenado pero los cajones de los calcetines, la ropa interior y las camisetas siempre es un auténtico desastre. Siempre decía luego lo ordeno, luego lo ordeno... y nunca llegaba el día porque sabía que era trabajo perdido y a los dos días los calcetines se repodrucián o se peleaban dentro del cajón y volvía a estar igual. El problema: pensaba que ordenaba pero lo estaba haciendo mal todos estos años. 


Si tú también eres de los que hacía pelotitas con los calcetines y los dejaba caer, mira el siguiente vídeo y verás como el cajón de tu ropa interior cambia para siempre. Nunca más perderemos un calcetín. Todos a la vista, ordenados y fácil para guardarlos y sacarlos. En una fila los deportivos, en otra los de vestir, en otra los de vestir cortitos y luego otro espacio para las braguitas.


También te darás cuenta que tenías reliquias de hace años que nunca has utilizado, otros que estaban para jubilar y seguro que encontrarás alguno que dabas por perdido. Yo empecé con el cajón de la ropa interior y luego hice limpieza de algunas prendas del resto de armarios siguiendo la teoría de si no te lo has puesto una prenda en un año no te la vas a poner nunca más. 

Han salido varias bolsas de ropa que ya no usamos y que hemos donado y algunos vestidos que ya no me pongo y que he decidido vender en Chicfy. Aprovecho para decirlo y si os interesa alguna prenda sólo tenéis que visitar mi armario aquí. Sólo me he quedado con la ropa que utilizo de verdad. Un ejercicio estupendo.

¿Os habíes leído el libro? ¿También os ha entrado el virus de ordenarlo todo?  

3 comentarios:

  1. jjajja pues si pero es que soy una maniatica y no puedo con las cosas fuera de su sitio

    ResponderEliminar
  2. Pues sois unas suertudas, porque yo soy un desastre! Me voy a tener que compara el libro...

    ResponderEliminar

Proudly designed by Mlekoshi playground